jueves, 8 de mayo de 2008

La Rayuela Cosmicómica



Referencia #1: Julio Cortázar- enormísimo cronopio.

Referencia #2: Italo Calvino- demediado, inexistente, rampante, cosmicómico.

Paradójicamente no recuerdo haber jugado jamás a la rayuela; recuerdo, eso sí, rayuelas de colores pintadas con tiza en la vereda. Recuerdo, también, haber tenido desde niña un dolor de cabeza de raíz cósmica: ¿hasta dónde alcanza el universo? Y recuerdo, desde siempre, haberme sentido de color azul. No azul por el cielo ni por el mar, sino azul por la tristeza dulce, ésa que no duele y sí sonríe. Azul por la soledad necesaria y buscada. Azul porque realidad y fantasía no se excluyen: se complementan y engrandecen. Azul por sentirse a una misma en las páginas y en la pantalla. Azul por una forma de mirar.

Tampoco yo, como Cortázar, creo en las casualidades; prefiero, con mucho, tener la certeza de los hechos fantásticos. Encuentros y desencuentros de tinte cos(micó)mico, buscadores de guiños más importantes que titulares, días con forma y color determinados.

Solitaria por voluntad y necesidad inherente, por exigencia de tiempo propio. Soledad, en el fondo, jamás consumada: alrededor saltan, juegan, todo el tiempo hablan letras mías y de otros, escenas en celuloide visible e invisible, personajes que me tocan y tienen escondidas en el bolsillo un puñado de tizas de colores. Para dibujar rayuelas.

Yo dibujo la mía propia y la relleno de piedritas irregulares; algunas casillas visuales, otras impresas. Desterrado el blanco y negro, salvo en pantalla grande.

Abro puertas, ventanas y paredes. Entren los cronopios, las famas y esperanzas, los barones amantes de los árboles, jugadores de todos los colores.

Hace un tiempo esta rayuela tuvo otra forma y otro lugar. No duró mucho, era aún muy pequeñita -aunque con dedos ligeros- cuando un tejo mudo hizo que dejara de jugar. Se cansó, se aburrió, se enojó, se entristeció y, finalmente, se calló. Pero como es de naturaleza juguetona, ahora tiene ganas de volver. Un poco renovada, un poco reciclada, pero igualmente rayuela y cosmicómica.

Tiren su piedrita. Empiecen a saltar.

1 comentarios:

P-CFACSBC2V dijo...

Hola! M'agrada que tornis. I espero que sigui per molt de temps.

 
La Rayuela Cosmicómica - © Templates Novo Blogger 2008