lunes, 20 de octubre de 2008

Cómo elijo mis libros

Esta mañana estuve escuchando una conferencia (más bien charla) impartida por Javier Marías hace unas semanas en la Fundación Juan March. En un momento dado se mencionó a la crítica y su influencia en el autor, lo que hizo derivar mi pensamiento hacia el papel de ésta en el lector. ¿Qué influencia tiene la crítica, digamos, "profesional" sobre cualquiera de nosotros a la hora de escoger un libro?

En mi caso concreto debería decir que prácticamente ninguna. Si comparamos el volumen de reseñas profesionales y de las "no profesionales" que leo, las segundas tienen la partida ganada. El desnivel se debe a varios motivos: el primero es que leo muchísimo más en internet que sobre papel (de hecho, los artículos que leo de un medio originalmente impreso suelo recogerlos de su versión digital), y casi todos mis sitios de referencia son blogs o, en todo caso, revistas culturales gratuitas. El segundo es que, salvo extrañas excepciones, la crítica profesional se centra en la novedad y, lo que es peor, en la novedad bien distribuida y bien vendida, con lo que sólo quedaría "cubierta" por lo último -cuando me declino más por lo escrito décadas o siglos atrás- y por lo más comercializado -ojo, aquí no me refiero a los bestsellers-. El tercer motivo es que prefiero que, si me hablan de un libro, lo hagan desde su experiencia personal, más sentimiento y menos teoría literaria. Es más, me acerco al análisis crítico puro y duro después de haber leído el libro (no le encontraría sentido hacerlo antes).

Por supuesto, de vez en cuando cae en mis manos un artículo con firma que merece mi interés y que, además, me incita a conocer esa obra, pero estos casos son los mínimos. Mi lista de próximas lecturas se nutre de: blogs (antes este papel lo ocupaban los foros), de paseos espontáneos por librerías o bibliotecas (un título que te atrapa) y de otros libros (éste es uno de los métodos más jugosos). Me interesa descubrir, tirar del hilo que me dejó una lectura anterior, sorprenderme con un título o un autor.

¿Y ustedes, cómo eligen sus lecturas?

12 comentarios:

Bolero dijo...

Pues de dos formas, la más antigua es el olor
La más actual es la recomendación
Pero la q siempre a triunfado es mi intuición, he fallado muy poco

Mi ultima intuidión q no tenía ni idea de quién era, fue entrar en una libreria, me fijé en un apellido q me llamó la atención, lo abrí lo olí y lo compré, no he fallado
Irene Nemirovski

muakkkkkkkkkkkkk

Raúl dijo...

Podría suscribir cada una de tus palabras, y estaría con ello retratando mis habituales formas de acceso a un libro en concreto. El boca a boca (hoy, para nosotros, el blog a blog) tiene mucho que ver en mi camino de aproximación.

Magnolia de Acero dijo...

A veces me dejo llevar por la intuición, me pongo a caminar por los pasillos de la librería/biblioteca, ojeo aquél que me llama la atención por algún motivo, ya sea la portada, una frase que leo al abrirlo azarosamente. Generalmente el título ha dejado de ser motivo de elección.
Las recomendaciones, por supuesto, también las tengo muy en cuenta, si vienen de una persona a quién conozco.
P.e. hace un tiempo me regalaron un libro de Ursula K. Le Guin, y por lo que sea no me animé nunca a leerlo. Ahora lo considero una de mis próximas lecturas.

Un beso

Rayuela dijo...

Sí, claro, la intuición también es una fuente de "recomendación" (?) de libros en mi caso. Como tú, Magnolia, me encanta pasear por librerías y bibliotecas esperando que algo me llame la atención: títulos, portadas y, por supuesto, un párrafo leído al azar. Así he hecho grandes descubrimientos y, sí, también he tenido alguna decepción, aunque la mayoría de éstas últimas me han dejado algo valioso, algún aprendizaje interesante.

¿Cuál es el libro de Ursula K. Le Guin que te regalaron?

¡Saludos a los tres!

mariano skan dijo...

Elijo mis lecturas de dos formas:
PRIMERO :una visita a la biblioteca pública con su respectivo pasee entre los anaqueles: la última vez saqué de la biblioteca El hotel New Hampshire de John Irving, un autor que me atrae y que he comenzado a leer pero nunca terminé un libro completo.

SEGUNDO:me dejo llevar por las recomendaciones.
Me gusta mucho explorar los libros, leerlos, aunque sean 20 páginas, para notar su ritmo etc.

mi intuición es mala consejera.


saludos

Veronika dijo...

Bueno... A ver... Empecé leyendo lo que tenía a mano ( o sea que no hubo elección en los primeros tiempos); después busqué libros que, intuitivamente, sentí que me iban a gustar y de los cuales tomé conocimiento por alguna referencia literaria. Ultimamente leo opiniones en blogs y revistas literarias, y voy tomando nota de lo que despierta mi curiosidad. Pero creo que el camino que más me gusta seguir es el del hallazgo fortuito... un título, una portada, un párrafo. Siempre sé de antemano cuando un autor me va a gustar, pero es más una cuestión intuitiva que racional. De todas formas he leído muchos libros a sabiendas de que era muy probable que no me gustaran; sólo para conocer un poco más, para probar algo diferente y vencer mis propios prejuicios de lectora.
Y bueno, cuando doy con un autor que me gusta en serio, voy por más!

¡Saludos!

Magnolia de Acero dijo...

El libro de Le Guin es "Los desposeídos", que acabo de leer en wikipedia que es una metáfora de una utopía anarquista. Y también que explora las relaciones semánticas del lenguaje... interesante.
¿Lo has leído?

LEOFUMOPIO dijo...

Lamento decirlo y a veces me duele un poco , pero desde hace un tiempo mis fuentes de información , para elegir lo que leo , son los blog. Antes eran un gran coleccionista de suplemento de literatura. La revistas de libros que aparecían en el diario el mercurio las compraba siempre. También leía los suplementos de pagina 12 , babelia , el cultural , letras libres , etc.,. Ahora tiene más importancia los blog.¿hasta cuando durara? no lo se

Rayuela dijo...

Magnolia: Precisamente Los desposeídos fue uno de los primeros libros que comenté en el blog, aquí. Me costó mucho conseguirlo y, cuando lo tuve, lo disfruté casi en un estado euforia lectora (en el que nada era más importante que este libro). Todo esto, por supuesto, es algo personal. A nivel literario y, sobre todo filosófico y antropológico, me fascinó. Una grandísima lectura.

Me alegra ver que, en casi todos los casos, los lectores nos movemos por intuición y por la expectativa de la sorpresa y la casualidad. Sin duda, es uno de los métodos más placenteros de descubrir nuevos libros ;).

Leo, ¿por qué lamentas que ahora tu principal fuente de información sean los blogs? Si es por simple nostalgia de los suplementos culturales, estos siempre estarán a tu alcance. Creo que es más difícil encontrar un "blog afín". ¿Hasta cuándo durarán? Ay, pues no sé, ¿hasta cuando se nos acaben las palabras...?

Andromeda dijo...

Rayuela, ahora que veo cierta página en tu lista "Para leer y consultar", acabo de relacionarte con ella (vaya que soy distraída). Qué pequeño es este espacio (de los blogs y foros).
Antes de llegar al mundo forero leía de todo, cosas bastante malas entre ellas. Después, con el "foro convertido en cementerio", empecé a ortientarlas de manera distinta y provechosa.
Ahora estoy en otro foro maravilloso y muy enriquecedor. Mi incursión en el tema de los blogs es reciente, pero no me ha servido menos para elegir mis lecturas y aumentar mi lista de pendientes.

Un saludo.

Rayuela dijo...

¡Hola, Andrómeda! Por muy ilimitado que sea internet, ¡al final terminamos encontrando a las mismas personas! :)

Me alegro de tu visita.

Andrómeda dijo...

Es cierto, apenas puedo creerlo. :0
Gracias, un saludo!

 
La Rayuela Cosmicómica - © Templates Novo Blogger 2008