viernes, 10 de octubre de 2008

Apuntes sobre Rayuela (III)

Julio Cortázar
Rayuela dentro de la obra de Cortázar


Personalmente considero que Rayuela es la obra cúspide de Cortázar, aunque admito que no he leído toda su producción (todavía), y no pienso que sea tan similar a otros escritos suyos, prescindiendo de la estructura.

Está claro que Cortázar demuestra su talento en muchos de sus escritos, novelas, cuentos, poemas. Pero creo que lo que diferencia a Rayuela de todo lo demás es ser una suerte de punto de encuentro — de centro, si se quiere, así se riza más el rizo— entre la poesía, la novela y el cuento. Rayuela es "teóricamente" una novela (aunque él no la definía así), pero está plagada de pequeños cuentos y, lo que es más obvio, está escrita con poesía, a veces por su ritmo, otras veces por sus silencios. Con Rayuela siento más que nunca cómo es ser un personaje, que casi te resulta imposible creer que no sea real, que no está frente a ti. Por raro que parezca, esto no ocurre con cualquier lectura, aunque sea una de las metas a conseguir: identidad con los personajes, sentirlos vivos.

No sabría decir si prefiero al Cortázar cuentista o al rayuelístico, me quedo con los dos, pues los encuentro complementarios -una vez más. Como él mismo ha dicho, hay momentos en los que sólo puede escribir poesía, no habría posibilidad de prosa entonces. Pues a la hora de preferencias, me ocurre algo similar. Adoro sus cuentos, pero me apasiona Rayuela hasta el límite de la literatura. En algún momento llegué a decir que Rayuela es una novela plagada de cuentos, y lo reafirmo. Con su extraña estructura novelística tiene tantos pasajes perfectamente extraíbles y reconvertidos en relatos... En definitiva, no puedo decantarme por un Cortázar fragmentado.

Les dejo con sus propias palabras:
Personalmente creo no haber escrito nada mejor que "El perseguidor"; sin embargo, en Rayuela he roto tal cantidad de diques, de puertas, me he hecho pedazos a mí mismo de tantas y de tan variadas maneras, que por lo que a mí se refiere ya no me importaría morirme ahora mismo. Sé que dentro de unos meses pensaré que todavía me quedan otros libros por escribir, pero hoy, en que todavía estoy bajo la atmósfera de Rayuela, tengo la impresión de haber ido hasta el límite de mí mismo, y de que sería incapaz de ir más allá".
Julio Cortázar
Carta a Jean Barnabé, 3 de junio de 1963

6 comentarios:

mariano skan dijo...

No sé si decir que prefiero al Cortázar rayuelístico o al cuentista porque no es una línea tan determinante pero a la hora de releer siempre tomo sus cuentos: Final del juego, Betiario o Las armas secretas y pocas veces comienzo con la lectura íntegra de Rayuela, sí leo algunos de sus capítulos, aportando una nueva idea a la que tenía de esa gran novela.

Uh¡¡ Cortázar es todo un tema, no lo puedo expresar en un comentario.

Muy bueno tu post y enorme tu admiración por RAYUELA.

saludos

Pablo G dijo...

Coincido en tu opinión de que Rayuela es la obra cúspide o clave o como queramos llamarla, en la obra de Cortazar. El problema de Rayuela es que al ser quizás el libro más conocido de Cortazar, muchos lectores lo elgigen como primer libro que intentan leerse del autor argentino, por lo tanto se encuentran con un universo tan propio que les es dificil de digerir. Para llegar a Rayuela hay que pasar por "historias de cronopios y de famas", por "un tal Lucas", por sus cuentos... adentrandose uno en el mundo "cortaziano", y entonces llegas a Rayuela, y fluye... y a disfrutar.

Rayuela dijo...

Sí, yo siempre recomiendo que, antes de leer Rayuela, se lea algo más de Cortázar: los cronopios, cuentos sueltos, 'El perseguidor", Un tal Lucas... Más que nada para ir familiarizándose con su estilo que se enreda mucho más en Rayuela.

¡Gracias a ambos por vuestros comentarios!

Lluís Salvador dijo...

Haces un comentario que me da mucho en que pensar... Esta unión inextricable de la mayoría de la ficción de Cortázar. De hecho, Rayuela es tantos mundos en un mundo que perfectamente muchos cuentos podrían imbricarse como historias laterales de Rayuela.
Muy Castillo de los destinos entrecruzados, ya sé, pero...
Un saludo!

Rayuela dijo...

Al fin y al cabo no es casual que de entre todos los autores que me gustan (no son pocos) hay dos con los que me siento más identificada y cómoda: Cortázar y Calvino. Qué genios.

¡Saludos!

Armorius dijo...

Yo, aunque empecé con el Cortázar cuentístico, tengo claro que al día de hoy me quedo con el jugador, con el rayuelístico como tú dices, el Cortázar de la Vuelta, de Cronopios, Último Round, Cosmonautas o Un tal Lucas. Pero es verdad que siempre hay cuentos en sus libros.

Para mí también es Rayuela la obra cumbre, y por supuesto la que prefiero, pero eso sí, seguida muy muy de cerca por Historias de Cronopios y Famas. En ambos se da ese delicado equilibrio que me fascina y que por ahora he decidido llamar equilibrio ético-lúdico a falta de aclararme con un término mejor. Es decir, juega con las palabras, juega con la literatura, con todo, pero tras el juego hay una intención de buscar la felicidad, de buscar un hombre mejor. Es un juego surrealista. No es el juego por el juego en el que luego se derivó, es absolutamente intencionado y es la herramienta de una búsqueda. Frente al entomólogo Perec, por ejemplo, que disecciona y exhibe con pasmosa habilidad los bichitos de la literatura para nuestro disfrute y conocimiento (que no es poco), Cortázar es el botánico paciente que juega con las hojitas y son bellas y tal pero al final las machaca para sacarles principios activos.

Comparto vuestros comentarios, Pablo y Lluis, acerca de las recomendaciones para llegar a Rayuela, y sobre lo interrelacionado que está todo el "universo Cortázar".

Saludos.

 
La Rayuela Cosmicómica - © Templates Novo Blogger 2008