miércoles, 12 de noviembre de 2008

Confieso

Que me hartó Cumbres borrascosas y que no soportaría estar en la misma habitación que Catherine y Heatcliff.

Pero sí viví con el corazón en un puño las desventuras (¿por qué tantas, por qué?) de Jane Eyre. En mi partido personal las cosas están Emily:0, Charlotte: 1 (aunque debería darle más puntos porque tuvo que publicar con nombre de varón).

Que no disfruté nada leyendo Madame Bovary, a pesar de los encantadores y pequeños pies de Emma.

Pero me sorprendí a mí misma al sumergirme de lleno en La Regenta, a pesar del resumen académico obligatorio que tuve que hacer de cada capítulo.

Lloré muchísimo con Werther a mis 17, pero no volvería a leerlo ahora.

En mi juventud devoraba los libros de Stephen King. Su novela sobre el hombre lobo fue una de mis peores compras y de lo peor que he leído. Creo que ése fue el punto de inflexión.

Empecé el Ulises dos veces, estoy en la mitad del primer tomo. No pienso abandonarlo.

Empecé a estudiar italiano para poder leer a Calvino en su idioma. Ay, luego vino el blog y aparqué los libros. Urgencia de retomarlos.

La primera vez que leí Rayuela... me enteré de la mitad. Gregorovius, Rocamadour, las morellianas.

No recuerdo lo primero que leí de Julio, ni cuándo. ¿Cronopios, casa tomada?

Entre mis lecturas de adolescente no estuvo El guardián entre el centeno. A estas alturas, no creo que lo lea jamás.

No he leído Tom Sawyer, sólo Huckleberry Finn (en una colección llamada La Locomotora que, en mi fuero interno, era la competencia de los éxitos de El barco de vapor).

De momento, sólo he buscado el tiempo perdido en el primer tomo. Entre mis aspiraciones están todos los restantes.

Que por hoy concluyo aquí mis confesiones lectoras a las que, seguramente, seguirán unas cuantas más.

3 comentarios:

mariano skan dijo...

Buen recorrido por los libros que te quedaron pendientes, los que devoraste, los que te hartaron, los que no volverías a leer, los que aún deseas entrarle con fruición.
Te cuento que al Ulises lo agarré al menos cinco veces antes de leerlo completo y aún pienso que me perdí gran parte de su riqueza. Esta experiencia de retomarlo varias veces me sirvió para inclinarme para la traducción de Salas Subirat, según Borges, el primer traductor del Ulises al castellano cuando el grupo SUR se debatía armar una comisión integrada por la intectualidad( Borges, Ocampo, Bioy, Bianco ...)

Tampoco leí a Tom Saywer ni Cumbres B..ni a KIng.
Si me he maravillado con las ficciones de Calvino y sus Cosmicómicas, El barón rampante, El vizconde demediado, etc

Bueno, saludos

mariano skan dijo...

intelectualidad: corrijo

Raúl dijo...

Puestos a confesar, confieso que este último Trivia me llevado por la calle de la amrgura.
¡Ah! y también, que yo tampoco me he leído, ni pienso hacerlo, "El guardian entre el centeno".

 
La Rayuela Cosmicómica - © Templates Novo Blogger 2008