miércoles, 20 de agosto de 2008

El golem, Gustav Meyrink

El Golem
El Golem
(Der Golem)
Gustav Meyrink
Tusquets
ISBN: 84-7223-834-2
264 páginas

"El Golem, de Gustav Meyrink, tiene su origen en el conjunto de leyendas de la Cábala judía sobre la creación artificial de vida mediante el poder evocador de las letras. El ser artificial de la novela de Meyrink vuelve a la vida cada 33 años y vive en una habitación sin acceso situada en algún lugar del laberinto del ghetto de Praga. El Golem se erige como una figura de doble significado: de un lado, representa el doble del protagonista, Athanasius Pernath; de otro, la conciencia colectiva del ghetto, que anuncia la guerra y la destrucción. La novela aparece envuelta en una atmósfera onírica y angustiosa, donde se mezclan lo visible y lo invisible, el sueño y la realidad, a través de la cual Pernath se esfuerza por superar las esferas materiales para alcanzar el reino espiritual. El resultado es una obra fascinante, de una confusión caótica, rodeada de una atmósfera inimitable, con un final más que sorprendente, que sólo puede cautivar la imaginación del lector.

¿Qué es el Golem? ¿Un fantasma? ¿Un monstruo legendario? ¿O su propio doble, querido lector? Ese otro yo fantasmal y monstruoso que usted oculta, pero que está ahí, en su inconsciente, en sus sueños..."

Es una novela no muy extensa que se lee con rapidez y facilidad, más que nada porque engancha desde el primer momento y mantiene el suspense. No desvelaré grandes cosas de su trama por no aguar el final, expectante, sorprendente, el único posible. En el patetismo de algunos de los personajes y cierto ambiente sórdido, gris me recuerda a Dostoievski, con todas las distancias que merece; repito, es un recuerdo de lejos, en horizonte. Como bien indica la reseña que puse más arriba, es una novela que se desarrolla a través del caos, de no saber con certeza a lo que nos estamos enfrentando, y en ello reside precisamente su atractivo. Un monstruo invisible del espejo, que se esconde en las espaldas y en las frentes, que acecha en todo momento, pero no sabemos de qué forma, de qué modo toma nuestras vidas... El tema del doble está en la raíz de la novela, tema que siempre me ha interesado y más en el momento en que ésta cayó en mis manos por una de esas casualidades perfectas.

Me pareció un relato redondo. En su argumento y desarrollo, en sus personajes, en su sórdido ambiente de terror apagado, en su literatura. Resultó ser todo un descubrimiento para mí, hasta el punto de hacerme sonrojar por no haberlo oído nombrar antes... Vale la pena su lectura, preferentemente de noche, y a solas...


Sobre la historia del golem

"Estatua de barro a la que se da vida por medio de una fórmula mágica. El golem adopta con frecuencia el aspecto de un robot o autómata. La palabra significa embrión, o algo que no está totalmente desarrollado. En la Biblia y en el Talmud, el término se refiere a una sustancia amorfa. El significado actual se desarrolló durante la edad media, cuando surgieron las leyendas de sabios que podían infundir la vida en las estatuas gracias a un encantamiento. Se recurría a estas criaturas para que cumplieran las órdenes de sus creadores, que generalmente las hacían para proporcionar una protección especial a los judíos. La más conocida de las historias del golem es la del rabino Juda Löw (1525?-1609) de Praga, del cual se decía que había creado un golem para usarlo como su sirviente, pero se vio obligado a destruirlo cuando se volvió incontrolable. Sobre esta historia escribió un hermoso cuento IsaacB. Singer: El golem."

[Más información en: Leyendas del rabino Löw y su Golem]

Paul Wegener llevó a la pantalla el mito del golem según la novela de Gustav Meyrink en tres ocasiones: Der Golem (1915), Der golem und die Tänzerin (1917) y Der Golem, wie er in die Welt kam (1920).

Para postre, en 1958 Jorge Luis Borges escribió un poema sobre este mito.

3 comentarios:

Raúl dijo...

No tienes mala pinta, como todo lo que recomiendas. Pero déjame que le saque punta a una frase tuya sobre el final. Dices que es expectante, sorprendente, pero, al mismo tiempo, aseguras que es el único posible. Acláramelo.

Rayuela dijo...

Este libro lo leí hace unos años y el texto que escribí es de esa época. Recuerdo que, por aquel entonces, cayeron en mis manos y por casualidad libros con ciertos componentes comunes, entre los que se incluye El golem. Me mantuve expectante durante su lectura, inquieta y sorprendida más que asustada. Una vez leído el final, al que llegué con sorpresa, me di cuenta de que era el único posible, pero fue algo que pensé a posteriori. No lo imaginaba mientras me acercaba a él, sino que fue una reflexión posterior.

Magnolia de Acero dijo...

Sí, me resulta muy atractiva la recomendación. Tomo nota.
Lástima que además no sea fácil acceder a las películas de Wegener.

 
La Rayuela Cosmicómica - © Templates Novo Blogger 2008